ECONOMíA

Retomar el desarrollo



 

 

El desarrollo es un proceso usualmente heterogéneo y continuo con el cual, los individuos que conforman la sociedad buscan el incremento y el mejor aprovechamiento de los recursos existentes, para mejorar su calidad de vida. La armonización de este proceso ha sido, desde siempre, la razón de las diferencias entre los modelos de desarrollo intentados por los diferentes países del planeta.
Hoy en día más que nunca, estamos en la urgente necesidad de implementar una estrategia de desarrollo que permita que los sectores mayoritarios de nuestra población tengan iguales oportunidades de acceder a los beneficios que un modelo de desarrollo sustentable conlleva.Dada la infraestructura y el potencial de nuestra economía, creo factible la armonización del sector privado, el sector público y la fuerza laboral.
Creo que es posible abrir oportunidades de desarrollo entre los distintos actores sociales. Esto, por supuesto, implica un reordenamiento del pensamiento político en el pais que haga posible superar la tendencia centralizadora; tanto del estado, como de los partidos políticos existentes, que lejos de ser abierta y democrática es excluyente y desmotivadora para un amplio sector de la sociedad. Quienes de paso, son imprescindibles para lograr un desarrollo sustentable en el tiempo.
Un estado económicamente fuerte es deseable, mas no tiene por que ser; paternalista, ni empresario o patrono único.
No tiene por que ser el único desarrollador del aparato económico, ni único desarrollador de políticas y ejecutor de las mismas, Juez y Parte.
El estado, como tal, debería circunscribirse al diseño y promoción de las macro políticas de desarrollo, a velar por el cumplimiento de las normas y procedimientos, de forma que el modelo de desarrollo escogido sea una realidad posible y sobre todo deseable por todos.
El estado como tal, debería de dotar al país de infraestructura, deberia de preservar la seguridad de sus ciudadanos y atender la defensa del país y sus fronteras.
Darles a sus ciudadanos un sistema de salud que provea atención oportuna y eficiente.
Dedicarse a mejorar constantemente la educación pública abriendo lo más posible el abanico de posibilidades educacionales, haciendo hincapié en las salidas intermedias para que ellas produzcan los técnicos que tanta falta le hacen al país. Desarrollar el magisterio a su máxima expresión, de forma que nuestros profesores, públicos y privados, tengan la posibilidad de mejorar como profesionales de la educación y ello redunde en beneficio de nuestros educandos.
Un estado educador, sin duda, legara al país y a sus generaciones por venir, un futuro mejor.
Un estado como el nuestro, debe dedicarse a desarrollar al máximo aquellos sectores productivos en los que ha invertido inmensas cantidades de dinero en infraestructura, en estudio y exploración, en desarrollo de la tecnología necesaria para la explotación de nuestros recursos y en preparar a los contingentes de trabajadores los cuales tienen una capacidad más que probada.
Si nuestro estado se concretara sólo a estos aspectos, tendría ya de por sí una tarea casi ciclópea, así que: ¿Por qué meterse a brujo sin conocer la hierba? Cuando el estado se de cuenta de que para tener el control no es necesario controlarlo todo, empezaremos a armonizar nuestro modelo y retomaremos la senda del desarrollo.

La posibilidad sigue estando allí, no la desperdiciemos.

Amanecerá y veremos.

Rómulo E Lander Hoffmann
Martes, 15 de marzo de 2005

 

Volver a Menu 2004

TOPE DE PAGINA