ECONOMíA

El plan antiinflacionario; Una Entelequia...?



 

 

Cuando se trazan estrategias económicas dirigidas a rectificar y a corregir desviaciones o deformaciones en la economía de un país, como la inflación por ejemplo, se debe decidir en primera instancia si la transición será gradual, o por el contrario, lo mas rápido posible.
En nuestro caso y en los países del mundo que han tomado la gradualidad como elemento central para la implementacion del plan trazado, encontramos hoy por hoy una situación mas comprometida y problemática que la de los países que se decidieron por una transición rápida, quienes gozan ahora de una mejor combinación de: Baja inflación, balance externo y crecimiento economico. Viene a colación esta introducción, porque el plan antiinflacionario que estamos tratando de pactar , no es otra cosa que la consecuencia del fracaso del control de cambio que se implemento en el país con la finalidad de detener tanto el desangramiento de las reservas monetarias, como la de abatir la inflación. Ahora bien para que esta estrategia económica diera resultado, era necesario ajustar al mismo tiempo variables como: los precios de los bienes y servicios, las tasas de interés. Los salarios y una devaluación de la tasa de cambio, ciertamente estas variables se movieron en el tiempo, pero sin orden ni concierto, provocando entre si tensiones negativas que son las que hoy no permiten que el plan antiinflacionario tenga posibilidades reales de éxito quiere decir esto, que se perdió el esfuerzo que se hizo.(el cual nadie duda fue hecho con la mejor de las intenciones).Es aquí donde radican las inconsistencias del plan propuesto. Porque si en el momento en que se tomo la determinación de devaluar la moneda a Bs. 170 se hubiera permitido el ajuste correspondiente en los precios, y en los sueldos y salarios; ni los precios internos hubieran rebasado el precio del dollar, ni se hubiera perdido la mejora en el salario real. Estamos pues en presencia de un plan que será dado a luz con fórceps porque los elementos principales que deben ser motivo de los acuerdos están distorsionados y rebasados por la realidad, esto nos obliga en consecuencia; a redisenar un nuevo plan, pero esta vez desde perspectivas apropiadas. donde realmente todos los elementos que deben concurrir, lo hagan, y aporten lo que tienen que aportar.
Señalamos anteriormente que los precios internos rebasaron la tasa de cambio; en consecuencia debemos subsanar la sobrevalorizacion de nuestra moneda, esto sin duda traerá como consecuencia un impacto inflacionario inicial , para ese momento deberemos de proceder inmediatamente a ajustar el resto de las variables, de una vez, para poder partir desde un punto equilibrado, que permita la estabilización de los precios y la extensión de este comportamiento en el tiempo. Es necesario también que el gobierno de muestras claras de aportar la cuota que le corresponde:
desarrollando un visible esfuerzo por reducir lo que principalmente genera la desconfianza y la inflación, esto es el déficit fiscal, pero no haciendo reducciones drásticas en los gastos de inversión, sino en los corrientes. acometiendo una agresiva política de privatización, de las miles de empresas que se encuentran bajo su control, SIN ESTAR PREPARADO PARA ELLO.
Desmontando los controles que ha implementado.(cosa que puede hacer, ya que se supone que previamente nivelo todas las variables).
Restringiendo la masa monetaria, pero no con instrumentos que trasladen el problema en el tiempo, sino con una estrategia sencilla y transparente como el esquema de caja de conversión.
En cuanto a el sector de los trabajadores, debemos presionar a quienes nos representan, para que se defina de una vez por todas un nuevo esquema de prestaciones sociales que no limiten el desarrollo del aparato económico, así esto signifique la eliminación de la figura de retroactividad. La que, en todo caso, si los empresarios no llegaran a cumplir con esta parte del acuerdo como les corresponde, siempre podríamos restituir si fuese necesario, por la vía de la presión de las masas trabajadoras.
Debemos rescatar el orgullo por lo que hacemos, hacerlo mejor todos los días, para de esta manera mejorar la productividad, y en consecuencia poder exigir mejores remuneraciones, vista la responsabilidad que tendríamos en el éxito y en el crecimiento de las empresas en que laboramos.
Debemos cuidar la fuente de trabajo, porque en la medida en que la perjudiquemos así mismo nos perjudicamos.
En cuanto a los empresarios; estos deberán comprometerse a controlar por si mismos los niveles de ganancia que ciertamente en algunos casos son groseros.
Deberán las federaciones que los agrupan liderizar realmente a sus afiliados, indicarles los caminos a seguir, exigirles un comportamiento honesto (la deshonestidad no es solamente robar) y acorde con el compromiso adquirido. Se trata pues en consecuencia de un pacto de buena fe entre las partes.
Entonces, en que quedamos.? El pacto antiinflacionario. Una Entelequia...?
AMANECERÁ Y VEREMOS.-
Romulo E.. Lander-Hoffmann .-



Volver a Menu 1996 - 1997

TOPE DE PAGINA