ECONOMíA

Las nuevas medidas agrarias



 

 

Salvo contadas excepciones, nuestro sector agropecuario, tiene el mayor índice en lo que a costos transaccionales se refiere. Costos por cierto ocasionados en su mayoría por el estado mismo a través de su retorcido sistema de controles y su burocracia ineficiente.

Venezuela, por su situación geográfica, por su clima que permite producir prácticamente todo el año, por la inmensa cantidad de tierra ociosa en manos del estado quien es el dueño de la mayoría de ellas, por la cantidad de mano de obra disponible, por su infra estructura vial; extensa, y por las excepcionales posibilidades de financiamiento proveniente de una distribución racional y justa de los ingresos petroleros, debería ser, si no mundialmente, al menos regionalmente una potencia agropecuaria.

Es indiscutible la importancia que debería tener este sector en países como el nuestro, en vías de desarrollo, como generador de empleo, de ingresos y consecuentemente de divisas, que lo haría constituirse en un elemento dinamizador del crecimiento de los demás sectores de la economía. Pero es tambien indiscutible, que la sola dotación de los recursos naturales, mano de obra y financiamiento, son condiciones indispensables, más no suficientes para el desarrollo y éxito del sector.

Se necesita además, un entorno propicio, de políticas de estado coherentes y sobre todo estables en el tiempo, asi como de instituciones eficientes y de unas condiciones de estabilidad legal que garanticen a los posibles inversionistas, públicos o privados, justicia expedita, oportuna y sobre todo y aunque parezca pleonasmo; JUSTA.

Digo esto, visto el más reciente anuncio del jefe del estado. Una vez mas, el gobierno va en direccion contraria y obviamente no hay nadie de su entorno que le diga a este; que por ahí no es la cosa, que es un craso error liquidar a esos que el despectivamente llama los oligarcas terra tenientes, dado que son estos “oligarcas terratenientes” quienes con su esfuerzo y dedicación al agro, los que producen lo poco que en Venezuela se cosecha, ya sea vegetal, o animal.

No sea tonto presidente. ¿Quiere UD. Hacer una verdadera revolución? Pues apoye a los productores con políticas de estado coherentes, con metas realizables, sin Ubres Blancas, sin etiquetas. Y si quiere satisfacer un poco su ego, arránquese con una con un plan de reforma agraria, pero utilizando primero las tierras del estado que son más del 80% de las tierras que Vd. mesmo llamo ociosas.

Romulo E Lander Hoffmann
Amanecerá y Veremos.

Pd. Si quiere alguna ayudita al respecto, aviseme. Eso si no espere de mi un yes men. Donde Ud. se pele, se lo voy a decir sin embagues.
APROVECHE, QUE QUEDAMOS POCOS!!!






Volver a Menu 2004

TOPE DE PAGINA