ECONOMíA

LAS INMINENTES MEDIDAS ECONÓMICAS:
CAUSARAN DAÑO O BENEFICIO.?



 

 

La mayoría de los venezolanos, hemos recibido con beneplácito las opiniones favorables de algunos de los mas altos representantes de los diferentes organismos multilaterales, expresando la posibilidad de acceder a prestamos por parte de estos, en el entendido de que previamente, tomaremos ciertas medidas que harán posible el que estos prestamos no vayan a fondo perdido. Ha anunciado para esto el gobierno, que en un futuro inmediato como parte del programa economico a desarrollarse, procederá a decretar un aumento de sueldos y salarios y, posteriormente, se decretara la suspensión de los controles tanto de precios como de cambios. Así, como el permitir un alza estimable de las tasas de interés a niveles reales positivos. Desde el punto de vista teórico, esta serie de medidas son apropiadas el problema esta en que nuevamente el gobierno se equivoca al hacer el planteamiento, dado que al decretar, concertar o acordar un aumento de sueldos y salarios, para posteriormente proceder a liberar los controles, habrá un espacio de tiempo que generara presiones no deseadas sobre los sueldos, y al percibir la gente que el beneficio logrado se le diluye. Sicológicamente equivaldra a perder la confianza en las medidas, a pesar de ser estas acertadas. Queda además la parte álgida del problema, que debe ser resuelta antes de producirse el aumento, y que es la incidencia que este tendrá sobre las prestaciones sociales, lo cual debería ser motivo de concertacion previa al decreto, para de esta manera lograr que las partes no generen distorsiones alrededor del programa a acometer.
La equivocación del gobierno radica nuevamente en la gradualidad que implica la aplicación de las medidas, siendo lo aconsejable, tomarlas -todas ellas- en un solo momento.Es decir, debemos subir los sueldos y salarios, liberar el control de cambio, liberar los precios y las tasas de interés en un mismo momento, para que de esta manera no se pierda el beneficio - si así podemos llamarlo- de las medidas. No debe temer el gobierno, hacerlo todo a un mismo tiempo. Creo que si algo hemos comprobado en el tiempo y hasta la saciedad, es que la toma de medidas en forma extemporánea siempre ha tenido el mismo resultado, se han convertido en sal y agua, generando mas incertidumbre, desconfianza y temor, tanto a los agentes económicos, como a la fuerza laboral. Debe tener confianza el gobierno en que la gente lo entenderá. Si bien es cierto, que ha perdido un tiempo precioso que nos ha costado miseria y hambre, no es menos cierto, que tenemos la oportunidad del siglo para detener este ciclo infernal en el que estamos metidos. Es rigurosamente cierto lo expresado por el asesor Rosevelt Vasquez; en cuanto a que vamos a obtener los beneficios de las medidas diseñadas en el gobierno- en mala hora truncado- del presidente Pérez, pero de esto..., se encargara la historia. Digo, que haber sacado a juro a un gobernante, teniendo la presunción, mas no las pruebas reales de los actos ilícitos cometidos, genero el horrible maremagnum de cosas que nos han llevado al sitio donde nos encontramos. Y para completar la digresión pregunto: Que vamos a hacer, cuando la Corte Suprema de Justicia determine que no hay delito que castigar.? Que la partida secreta, secreta es. Como le vamos a explicar a la gente que todo lo que paso, fue por nada.?-
volviendo a nuestro asunto. Un clarisimo ejemplo, de la inoperancia y de la perversidad de las medidas económicas (?) sin soporte de conocimiento economico tomadas a destiempo lo es la pésima decisión de igualar los dóllares viajeros, los de negocio y los turísticos con el dollar Brady. Que seria acertada, si al momento de implementarla, hubiera existido cantidad suficiente de divisas para respaldarla y para soportar el obvio embate que estas sufrirían. Resulta torpe, el haber tomado esta capital decisión, sin haber tenido con que.( sic )Debe recordar el equipo economico del gobierno que; “deseos no preñan”. Ojalá esto le sirva de experiencia, para que cuando al fin tomen las medidas, no ya las sugeridas por el fondo monetario, sino por la lógica, la necesidad y las circunstancias, las tomen adecuadamente, a tiempo, interconectadas, armónicas, y sobre todo “creyendo en ellas”, que parece ser el principal obstáculo que ha tenido el gobierno, ocasionándose (a si mismo) una gran resistencia para tomar las medidas que tanto se necesitan, para enrumbar al país por caminos seguros y estables.

AMANECERÁ Y VEREMOS.-
ROMULO E. LANDER HOFFMANN.-
1996

 



Volver a Menu 1996 - 1997

TOPE DE PAGINA