ECONOMíA

La Inflación:
No es cuestión de magia



 

 

 

Ciertamente, no existe una formula mágica para detener un proceso inflacionario de la noche a la mañana, digo esto, porque para abatir a este terrible flagelo no hace falta la magia sino mas bien la disposición para hacerlo. Hemos dicho en infinidad de anteriores artículos, que el principal causante de la inflación es el gobierno y las políticas económicas que este desarrolla y aplica. Es justamente allí, donde radica la razón de la inacción de éste para atacarla, dado que bien sabe el gobierno que cualquier estrategia de desaceleracion de la inflacion, pasa por la disminución del aparato burocrático del estado, al que le sobra mas o menos el 70 % de sus integrantes y el cual por razones obvias de clientelismo político y temor visceral (infundado) no ha sido tocado, trasladando los temibles efectos de la recesión que nos acogota al segmento privado del aparato productivo. Esto se evidencia al comparar el aumento en los niveles de desempleo habidos en los dos últimos años, donde encontramos que éste (el desempleo) ha pasado del 8 % en 1994 al 18 % en la actualidad. Lo que significa, si cuantificamos estas cifras, unas 900.000 personas cantidad esta bastante cercana de la que necesita deslastrarse el sector publico, el cual, lejos de reducirse ha crecido considerablemente en este lapso. Es aquí, donde uno se ve obligado a pensar que el gobierno (no solo este) no esta dispuesto a tomar las decisiones apropiadas; porque si no es justo que sean desincorporados 1.000.000 de personas del sector publico tampoco lo es que lo sean del privado. Perfectamente se hubiera podido haber compartido esta cifra entre ambos sectores, aliviando de esta manera y en magnitud significativa la incidencia sobre la formación del déficit presupuestario.
De todas maneras, dos años mas tarde y con un millón de desempleados mas, solo tiene esta alternativa el gobierno, debe aunque sea injusto para con sus integrantes redimencionarse y entender, que debe ser mucho mas pequeño y dedicárse solo a las áreas de su estricta competencia: Salud, Educación, Vivienda, Seguridad y Defensa y al manejo de las áreas estratégicas de producción, compartiendo estas, donde sea posible, con el sector privado interno o externo, para poder acometer rápidamente programas de desarrollo en aquellas áreas donde evidentemente tenemos ventajas comparativas.
Debe entender el gobierno que aunque momentáneamente aumente el desempleo, al hacerlo, disminuirá el déficit fiscal, con esto se desacelerará la inflación y entonces se podrá pensar en una mejora del salario real. Además al disminuir la planta trabajadora, liberara recursos que podrán ser dedicados a la inversión social que dinamizara el aparato económico y aumentara la demanda de empleo corrigiendo así la distorsión actual.
Debe sacar cuentas el gobierno que aun desembolsando recursos para pagar transitoriamente una cantidad mayor en seguro de desempleo debido a los que desincorpore, este egreso seguramente será menor al que debe hacer obligado por la inflación y que se refleja automáticamente en el resto del aparato productivo. Repito, que de acometer el gobierno un plan estratégico de disminución del aparato burocrático, ciertamente en principio aumentará el desempleo pero, rápidamente surgirá un reacomodo beneficioso para todos.
Resulta pues imperioso, tomar decisiones al respecto, decirle la verdad al país en lo que a las opciones que tenemos se refiere, especialmente decir la verdad en cuanto al fondo monetario internacional, acabar de una vez con la farsa y el discurso demagógico de decir que el fondo es el monstruo de las mil cabezas. Decir que somos nosotros como país, los únicos responsables por lo que aquí acontece y que por lo tanto somos los únicos que podemos tomar las acciones apropiadas para corregir el rumbo de nuestra economía como recientemente nos lo dijo el Presidente Alberto Fujimori a su paso por Venezuela
También dijo, que el éxito actual de Perú radica en las medidas (Severas medidas)adoptadas. Mismas, que comienzan por no gastar ni un solo centavo mas de lo que le ingresa, aunque ello implique privaciones o recesión ya que esto es preferible al exceso de medios de pago improductivos causantes de inflación y en consecuencia del deterioro del ingreso real de la población. Según lo explico el Presidente Fujimori, las medidas tomadas por su gobierno no fueron graduales, sino mas bien violentas en cuanto a la rapidez de implementacion se refiere, logrando estos resultados exitosos: con la disminución del aparato burocrático, con una férrea disciplina fiscal, con una política agresiva de privatizaciones, con una adecuada política monetaria, con una apertura amplia de la economía a las inversiones privadas nacionales y extranjeras y, como punto critico de la estrategia se debe buscar la manera de reducir la magnitud de la masa monetaria, dado que esta es una de las causas principales de presión inflactiva.
No existen remedios mágicos ni graduales. El gradualismo solo genera reacomodos de los agentes económicos que invariablemente presionaran para lograr la mejor posición posible. Vemos pues, como la especulación no es una causa, sino mas bien un efecto de la inflación, la incertidumbre y la anarquía económica.
Amanecerá y Veremos.
Romulo E. Lander Hoffmann.’




Volver a Menu 1996 - 1997

TOPE DE PAGINA