ECONOMíA

EL CAPITAL MUERTO

 



Hace décadas, existió en nuestro país un plan de regularización y adjudicación de títulos de propiedad a los poseedores de viviendas en los cerros y barriadas de nuestro país. Tambien se llamo plan de consolidación de barrios, y más recientemente barrio adentro, pero como tantos otros, han sido planes inconclusos y hoy por hoy, ya desaparecidos y olvidados, o en vías de desaparecer.
Dice Hernando De Soto, que la riqueza de las naciones depende, en términos generales, de la capacidad de sus líderes para crear órdenes legales que reflejen y articulen adecuadamente el contrato social de sus pueblos. (Se recuerdan aquello del “Nuevo Contrato social ?Jaime Dixit)”. Nada mas cierto, esta ha sido la gran falla de nuestros “Lideres” y especialmente del actual, y es que la deuda que nuestro sector legal tiene al respecto, ha ido creciendo mas que proporcionalmente.
Deberíamos retomar estos planes iniciados 30 años atrás pero esta vez bajo una óptica diferente, menos populista. Explorando los contratos sociales existentes e intentando comprender las reglas que los rigen y tratando de hacer entender a la gente, que el capital no es solo un asunto de acumulación de activos. Ni siquiera un asunto de dinero.
Es mucho mas importante, a efectos del crecimiento, la manera como estos activos que muchísimos de los “pobres” poseen se interrelacionan, que los activos en si mismo. De modo que un sistema de propiedad legal eficiente, justo y eficaz, posibilitaria realmente una vastisima red de activos transables y en consecuencia, a partir de estos, la creación de capital.
No bastan reformas macroeconómicas, ni mil planes de crecimiento, no bastara la globalización, ni los esfuerzos de los países en vías de desarrollo en incorporarse a ella tratando de estabilizar sus signos monetarios, o trazar marcos para normar sus economías, o incrementar sus inversiones privadas y su comercio internacional, ni los apoyos o aportes del sector privado; Todas, condiciones indispensables, mas no suficientes si no se norma y adecua el sistema legal, para que todos tengan la posibilidad de usar sus recursos en un Mercado abierto.
Creo que es tiempo de re leer al Nobel de Economía Douglass North; especialmente lo referente a los sistemas de creencias y a como reordenar la casa.
Solo dentro de un marco de reglas del juego predecibles, es posible el desarrollo del capital. De otra forma, este se convierte en “CAPITAL MUERTO” y en consecuencia el inmenso potencial que las posesiones informales de los grupos de menores recursos representan, se desperdician al no poder ser transformados. excluyendolos cada vez mas y ampliando la brecha socio cultural.
Estos vastos sectores de la población, que poseedores de una pequeña vivienda; los cerros están repletos de ellos. De una micro empresa; Hay cientos de ellas en los vendedores ambulantes. De las parcelas de terreno sobre las cuales edifican sus viviendas; Sin importar, a efectos de otorgarles titularidad, la clase de vivienda que este sobre el, o cualquier otro activo que posean para desarrollar su trabajo, estos vastos sectores, al no poseer títulos de propiedad transables y al no estar protegidos por un sistema jurídico sobre esos derechos de propiedad; verdaderamente justo, eficiente y eficaz que les permita obtener prestamos, planificar e invertir y con ello crecer, están condenados de antemano a sumirse cada vez más en la pobreza. Y sin proponérselo, en un peso muerto insostenible para cualquier Estado.
En circunstancias donde la legalidad es solo una palabra vacua; El soborno y la informalidad se convierten en la única forma de supervivencia y esa es una de las principales razones del porque somos (Latinoamerica en general) países ricos en recursos, llenos de gente pobre.
A todo esto, la educación juega un papel muy importante, solo que a estas Alturas del juego, cambiar el rumbo que el sistema educativo ha tomado y sus consecuencias, nos tomara largo, largo tiempo. Pero no se finaliza algo, si no se da el primer paso.

Amanecerá y Veremos.
Romulo E Lander Hoffmann
Nov 2004