ECONOMíA

“DIABETES ECONOMICUS.”



 

 


En días pasados cuando me encontraba revisando y poniendo en orden mi biblioteca, encontré entre los libros de informática, un extenso y fabuloso articulo del Dr. Pablo Antonio Liendo Chapellin, hombre denso y culto que ha sabido integrar en si, toda la excelencia del venezolano. Heredero además, (por descendencia directa) de mucha de la brillantez de los Bolívar.
El articulo en cuestión, se llama “ Diabetes Informaticus” y en el establece el Dr. Liendo Chapellin, una extraordinaria analogía entre el concepto de la Diabetes y su relación entre diferentes situaciones cotidianas, referidas al manejo de la información en sus distintas formas y expresiones.
Si definimos a efectos del articulo de hoy a la diabetes como; a un mal funcionamiento del páncreas y en consecuencia un inadecuado aprovechamiento del azúcar, la cual es un compuesto energético que recibimos en diferentes formas y que necesita un proceso de digestión para su absorción, acordando el hecho, de que proporcionándole mayores cantidades de las que necesita, si el mecanismo de utilización de los azucares no funciona correctamente, le causara un perjuicio al organismo, y si por el contrario funciona bien, el exceso será desechado por este. Tendremos un punto de partida adecuado para establecer la analogía que nos ocupa en este articulo.
En economía, el exceso de postulados no garantiza de ninguna manera los resultados. Esto es algo que hemos podido comprobar con la producción de cuatro planes económicos en el transcurso de escasos 16 meses.
Al igual que para que el azúcar sea debidamente aprovechada debe existir una llave muy especial que abra las puertas que existen en las células para que dentro de ella se produzca la combustión que posteriormente se transformara en energía. En la economía debe existir una llave muy especial que conduzca el proceso de desarrollo de un país de una manera armónica, con el mayor aprovechamiento posible de los nutrientes que conforman el modelo. Quiere decir esto, que, el exceso de planteamientos dentro del equipo que conforma el gabinete economico de gobierno, en el que las contradicciones y las diferencias conceptuales son evidentes, estaría ocasionando que pase con el país, lo que pasa con un diabético, tenemos mucha azúcar en la sangre, pero poca energía en el cuerpo. En consecuencia, es momento de utilizar la insulina que nos ayude a metabolizar adecuadamente las cantidades de información y de datos económicos necesarios para producir el planteamiento economico adecuado a nuestras necesidades .
Una muestra evidente del exceso, tanto en la cantidad, como en la calidad de la ingesta economica, lo representa la liquidez monetaria, la cual sin contar con los volúmenes que se le adicionaran por concepto de las cancelaciones a Fogade de los auxilios financieros, esta alrededor de los dos billones y medio de bolívares, aquí se evidencia otra vez la analogía, porque no es posible para un cuerpo enfermo como el de nuestro aparato economico, digerir y metabolizar tan inmensas cantidades de nutrientes, por lo que al igual que el cuerpo humano, el aparato por si mismo terminara por no aprovechar lo que se le ofrece, desechando casi por la misma vía que la del cuerpo humano esos excedentes.
Debemos en consecuencia, adecuar la liquidez monetaria a su capacidad de compra, para que de esta manera no funcione la ley de la demanda, que aparentemente es la única que si funciona en nuestra economía. Lo cual coloca en franca desventaja a los sectores de menores ingresos, dado que los que mas tienen, ante la expectativa de costos superiores en el futuro, evidentemente anticiparan sus compras, ejerciendo así una presión indebida sobre los precios y consecuentemente, mas inflación.
Ahora bien como podemos hacer para drenar liquidez sin recurrir a la emisión de bonos que en definitiva lo que hacen es ir aumentando de manera monstruosa la deuda interna y comprometiendo cada vez mas nuestra economía?. Una vía podría ser la venta acelerada de activos que están en manos del estado y que son improductivos para este, ofreciéndoselos a los capitales nacionales, con algunas ventajas en su adquisición, pero, donde están y como están.
Otra vía podría ser la apertura, también a los capitales nacionales, de algunas de las etapas de los procesos de producción de las llamadas empresas básicas, en el entendido de que todas las fuentes son de la nación y por lo tanto no se esta comprometiendo la soberanía nacional, cosa que molesta demás a algunos.
Esto no implica de ninguna manera que los capitales extranjeros no puedan concurrir a nuestro mercado, sino que hay que definir rápidamente las áreas en las que estos pueden hacerlo, dándole todas las seguridades que se requieren, que es en definitiva la primera condición para que cualquier capital se arriesgue, es mas, una de las áreas en la que estoy seguro concurrirían tanto el capital nacional como el capital extranjero, es en la del desarrollo de una red ferroviaria, otorgándose concesiones ventajosas para los inversores , a tiempo determinado, de forma que reviertan en el futuro a la nación, permitiéndoles desarrollos parciales de los tramos, por los que en la medida en que se vayan poniendo en operación puedan ir cobrando un derecho de uso, sin esperar a la finalización de la totalidad del tramo que se trate.
Este sistema, aunque Uds. No lo crean, era utilizado por allá por 1830 a manera de incentivo hacia los capitales privados, los cuales utilizaban estos ingresos tanto en el mantenimiento de lo ya construido, como en la continuación de la misma.
Podríamos ofrecer alrededor de esta área, incentivos y ventajas para la creación de industrias de apoyo de este sector, lo cual demandaría mas de los capitales que están ociosos, pero ávidos de buenos y seguros negocios. El sector ferrocarrilero podría ser un importante motor que dinamice nuestra economía y que absorba buena parte del contingente desempleado de la fuerza laboral, generando gran cantidad de puestos de trabajo tanto directos, como indirectos. Esta forma de drenar liquidez es definitivamente mas sana y productiva que la de la emisión de cualquier instrumento financiero.
Otro aspecto en el que podemos aplicar la analogía, es en el sector publico. El cual aunque resulte odioso y desagradable tratarlo, o lo asumimos a la brevedad posible o cuando lo tengamos que asumir por obligación será mucho peor en cuanto a sus consecuencias se refiere. Aquí definitivamente que el exceso de azucares nos esta volviendo melaza la sangre, y de seguir por ese camino nada nos salvara de caer en un coma diabético, del que no podremos salir y donde los mas perjudicados serán precisamente los trabajadores quienes engañados por espejismos, creados por parte interesada, se oponen a su redimension, dándole además su único poder a las organizaciones sindicales, el cual radica justamente en este tratamiento anacrónico de las relaciones laborales.
Muy posiblemente, si se cumple con la condición anterior de apertura, surgirá un reacomodo en la distribución de la masa laboral, que implicara inclusive cambios radicales en las ocupaciones (tipos de trabajo) de los trabajadores, es aquí donde se necesita el apoyo y la ayuda de las organizaciones sindicales, y es aquí donde deben comprender estas, esta su futura fuerza, que de paso, seria mucho mayor que la actual. Debemos comprender que esta es la fase aguda de nuestra diabetes, debido al inmenso exceso de gente en el torrente laboral, que al no poder ser utilizado por el aparato del estado terminara por convertirse en hipoglicemia y que lo poco que puede ser procesado resulta absolutamente improductivo. Es necesario iniciar una nueva forma de relación laboral, mas directa, basada en la realidad y en las consecuencias futuras que generan los acuerdos entre trabajadores y empleadores, de forma de bajar un poco el contenido de azúcar del aparato circulatorio de la economía del país y así, controlar la “Diabetes economicus” de la que hoy somos víctima.
Amanecerá y Veremos.
ROMULO Enrique Lander Hoffmann.-

Volver a Menu 1998 - 1999

TOPE DE PAGINA