ECONOMíA

Un nuevo norte II



 

 

24 Febrero, 2012

Hablamos en el artículo anterior, de varios aspectos que debíamos atacar para poner la casa en orden. Analizamos el sector bancario, el problema de las prestaciones sociales y el gigantismo del Estado, en esta oportunidad vamos a tratar de ofrecer algunas soluciones a aspectos como:

1.- Déficit Fiscal.-

Básicamente nuestro déficit fiscal es el resultado de un presupuesto totalmente irreal, donde las premisas que se utilizan para su elaboración parten de supuestos falsos, de una vaga esperanza para concretar metas que de antemano se sabe no se van a conseguir y ello básicamente sucede porque quien hoy nos desgobierna cuenta con un “equipo” de desgobierno altisimamente (DES) calificado y una asamblea blanda y complaciente (del partido gobernante), acostumbrada a la aplanadora política, al agavillamiento Y a instituciones y organismos mal dirigidos y peor gerenciados por quienes sin pensar en las consecuencias, generan o aceptan compromisos que de antemano son imposibles de honrar, sin que quienes cometen tales desatinos tengan responsabilidad (por ahora) sobre los resultados que sus decisiones producen.

Debemos en consecuencia re dimensionar urgente y aceleradamente ese monstruo macro cefálico creado por quien hoy nos desgobierna que es el “aparato del estado”.

Debemos comenzar por reducir los incontables ministerios, y oficinas especiales a no mas de ocho ( 8 ) o nueve (9) ministerios y adscribirles las decenas de “comisionadurias” existentes, que en muchos casos, no son sino desaguaderos improductivos y en general, resultado de prendas en pago por los favores recibidos.

Resumiendo; podemos reducir el déficit fiscal:

A.- Sincerando el presupuesto.-

B.- Disminuyendo numéricamente la burocracia del aparato del Estado.-

C.- Transfiriendo, Privatizando y Vendiendo las empresas improductivas que se encuentran en manos del Estado sin que este, este preparado para su manejo. Aplicándoles el concepto de Costo de Oportunidad para lograr una pronta negociación, a costos actuales, y no a Bolívares devaluados de futuro.

D.- Mejorando los sistemas de recaudación, pero no creando nuevos impuestos regresivos. Aplicando lo recaudado mas a gastos de inversión que a gasto corriente.

E.- Negociar con los organismos correspondientes nuevos préstamos que nos permitan rescatar y/o cancelar a precios de oportunidad nuestra deuda externa cuyo pago anual incide de manera determinante en la formación del déficit fiscal y en el aumento de la deuda interna y externa vía emisión de reposición de bonos y otros instrumentos financieros…

F.- Reorientando el gasto del sector educación y elaborando un baremo para que quienes puedan pagar lo hagan en la medida de sus posibilidades; que son más del 60 % de los cursantes en nuestras universidades públicas, y que son provenientes de planteles privados (la mayoría de ellos de alto costo.) Quienes al tener que pagar por sus estudios, actuaran como elementos de control tanto en la calidad, como en la cantidad de la educación que reciben. Por la otra parte, se podría acordar con los que no tienen capacidad de pago, pero cursan y terminan sus estudios superiores, la prestación de algún tipo de servicio (a tiempo convencional) en áreas como; Educación, Investigación o Proyectos de utilidad nacional, de forma de devolver en alguna medida el esfuerzo que por ellos realiza el Estado y por extensión todos los pagadores de impuestos – -o sea, todos los venezolanos.

Esto le daría a nuestras universidades e institutos superiores universitarios una independencia económica importante y deslastraría al Estado, en buena medida, de un peso importante.

Estas son algunas de las medidas que ayudarían a reducir el déficit fiscal dándole al estado capacidad extra para redirigir parte de su presupuesto hacia inversiones REPRODUCTIVAS de corto y mediano plazo de concreción…

2.- El precio de la Gasolina.

Si analizamos con sinceridad y honestidad como se comporta este aspecto de la economía encontraremos como ciertos grupos de interés, con absoluta premeditación, le han dado un tratamiento de provecho propio, sin tener en cuenta y mucho menos en mente a aquellos a quienes dicen defender. Esto, quedo plenamente demostrado el 27F, con un estallido manipulado por gente que no tomo en cuenta para nada las consecuencias que sobre la población y sobre el futuro del país acarrearían estos sucesos. Históricamente quedara demostrado que no hubo tiempo suficiente como para que se generara espontáneamente lo que en esa fecha sucedió, además de que ciertamente, hubo una inmensa torpeza en la forma como fue tratada esa situación, que no era como para desatar tanta virulencia.

Debemos aumentar el precio de la gasolina, previa campaña de orientación y divulgación de las ventajas y desventajas que conlleva esta medida.

Se debe acelerar al máximo el programa de sustitución de gasolinas, por GLP gas licuado de petróleo. El cual por cierto, después de un mar de promesas se rezago totalmente. Lo que en todo caso indica un fallo gerencial y de mal manejo del gobierno. Debemos acometer este proceso, de manera de ir transformando el sector de transporte semi pesado y vehicular; liberando de esta manera gasolinas que a precios internacionales generaran ingresos adicionales en divisas, tanto para la industria, como para el país, que a su vez pueden ser invertidas en la expansión vertical de la industria petrolera, desarrollando nuevos productos. Todo esto en combinación con los capitales privados nacionales y extranjeros, en obvio provecho para la nación.

3.- En varias oportunidades hemos hablado sobre lo regresivo que resultan algunos impuestos como; el Impuesto general a las ventas, y el impuesto al lujo, mismos, que al tener que pagarlos los sectores productivos, los transfieren aumentados y corregidos hacia el consumidor, amen de que son fácilmente evadibles y mucho mas aun para los que actúan en el ámbito informal de la economía. Es absolutamente necesario substituirlos por un nuevo impuesto no regresivo, más fácil de controlar y de recaudar y que no genere inflación “agregada” dado que su aplicación es absolutamente lineal y que al ser pagado por todos, sus niveles de recaudación, aun si se escoge un pechaje bajo, digamos 5 o 6 %, serán muy superiores al de los impuestos que mencione anteriormente.

En el próximo artículo mencionare otros aspectos muy importantes también referidos a poner la casa en orden que forman parte del nuevo país que tanto necesitamos, pero que tantos opositores tiene.

AMANECERÁ Y VEREMOS.-

http://www.romulolander.com

febrero 23-2012

 

TOPE DE PAGINA