ECONOMíA

Un nuevo Norte



 

 

Después de octubre del 2012, en lo que podríamos llamar periodo de transición, habrá que implementar una estrategia dirigida a poner la casa en orden.

Para poder hacer un acercamiento a lo que esta imperiosa necesidad implica se debe hacer la salvedad de que cualquier solución que se implemente, pasa por tocar intereses muy definidos. Por lo que en aras de un intercambio productivo considero necesario aclarar que lo que se va a exponer no tiene intención alguna contra ningún grupo de interés, y tratara mas bien de conciliarlos a través de señalamientos precisos de donde producir los cambios, que si bien en principio pudieran lucir agresivos al final de cuentas revertirán en una mejora substancial de a quienes en apariencia afecta.

1.- Reducción “drástica” del aparato burocrático del Estado.

En nuestro país, para que el aparato del estado funcione adecuadamente sin los entrabamientos producidos por múltiples repeticiones de función, se hace inaplazable la reducción numérica y la flexibilización de las funciones y de las tareas de los trabajadores, los cuales, por efecto de “Logros Contractuales” resultan: Inamovibles e irreubicables, y en consecuencia inoperantes.

Para solucionar esto, el próximo gobierno deberá desarrollar una intensa campaña de concientizaciòn; tanto de la masa laboral, como de la dirigencia sindical y de los trabajadores, sobre lo necesario que resulta su cooperación en cuanto al perfil de los cargos se refiere.

Quiere decir esto que nuestros trabajadores deberían, previa consulta y mutuo acuerdo, permitir su rotación y/o colocación donde sean necesarios y cuando sean necesarios, de manera de mejorar la productividad del organismo y/o institución a la cual pertenecen para que este pueda en consecuencia mejorarles tanto su condición laboral, como su salario integral.

Los trabajadores y dirigentes sindicales no deben sentir temor por la momentánea situación de desempleo que pueda producirse con la aplicación de esta estrategia laboral, dado que al poder el estado, destinar mayores cantidades de dinero hacia proyectos de desarrollo social o económico (a través del sector privado) serán absorbidos, pero con mejoras substanciales en cuanto a remuneración y beneficios contractuales se refiere.

2.- Redefinición de los “Beneficios Sociales”

Se debe promover (para ayer) una nueva estrategia laboral y definir un nuevo sistema de prestaciones sociales que no grave de entrada a empresas y organizaciones contratantes, para destrabar con ello el freno automático que se impone al mejoramiento continuo de los trabajadores.

Para este punto existen numerosas experiencias en todo el mundo que han resultado exitosas y convenientes para los trabajadores que en ellas participan. Me refiero a los fondos de pensión, fondos de retiros, y fondos de salud, en manos de la iniciativa privada, desprovistos de la influencia política, experiencias que en la medida en que crecen, se convierten en generadores de desarrollo y de reactivación económica, al buscar esos capitales allí depositados, áreas de inversión que generadoras de empleo, crecimiento comercial e industrial y nueva retroalimentación para cerrar el ciclo.

Beficioso será el efecto que se produciría sobre la economía del país al des lastrarla de la función financiera de esos pozos sin fondo como son; Tanto el Seguro Social en su forma (financiera) actual, como la modificación del sistema de prestaciones sociales. Las cuales por cierto la mayoría de las veces los trabajadores ni cobran, ni las encuentran disponibles, por ser pasivos (de dimensiones inmanejables) generalmente no previstos en el presupuesto fiscal.

Es aquí donde podría entrar a jugar papel importante las soluciones propuestas hace muchísimos años por el Dr. Quiroz Corradi en cuanto al pago de los pasivos laborales a través de la venta de acciones de las empresas básicas del Estado, a quienes en verdad pertenecen. A los venezolanos. (Lo que no implica perdida de soberanía alguna, dado que lo que se ofrecería a la venta son acciones de las mismas y no los recursos naturales)

Un beneficio inmediato que esta decisión acarrearía es el crecimiento del mercado de capitales cuando estas acciones comiencen a girar en su circuito.

3.- Cambio del modelo redistributivo estatista, hacia una economía social de mercado.

Una economía con acento social es perfectamente factible, sin que ello signifique ser una economía socialista.

Debemos enfilar el rumbo hacia una apertura real de los mercados, sin complejos, (especialmente; sin ese complejo de ambulancia que tanto caracteriza a los gobiernos de las últimas décadas y muy especialmente al régimen de los últimos 13 años.

Una economía sin controles absurdos. Lo que no significa que no se vigile y/o se incida sobre el comportamiento del sistema económico, cosa perfectamente posible a través de políticas globales que sirvan de marco de referencia sin que ello determine: Que, cuando, como, donde, quien y con que se va a producir. Llenando, además, al aparato productivo de impuestos de carácter regresivo que lo que logran es hacer pagar más a quienes menos tienen.

4.- Redefinición del sistema bancario.-

Nuestro sistema bancario por mas esfuerzos que haga para mantenerse productivo, nunca lo lograra a menos que se redefina y aumente tanto sus capitales suscritos y pagados, como sus niveles de reservas operativas, de manera de poder negociar con el banco central una disminución en los encajes y poder así tener un mejor margen de operación y en consecuencia disminuir la brecha entre tasas, amen de una mejor posibilidad de competitividad con la banca extranjera.

Mas puntos a desarrollar para poner la casa en orden quedan y muchos, y los tocare en próximos artículos. Entre ellos están: Déficit Fiscal, precio de la gasolina, IVA, y algunos otros de previsible interés e importancia.

Que son en definitiva los que nos darán un nuevo Norte.-

Amanecerá y Veremos.-

Romulo E. Lander Hoffmann.-

Feb. 03 2012-02-03


 

TOPE DE PAGINA