ECONOMíA

Sobrevaluación del bolívar y sus consecuencias sobre el intercambio comercial



 

 

  Es preponderante la importancia que tiene Estados Unidos en el comercio exterior venezolano. En numeros, el 50 % de nuestras importaciones provienen de esta nación.En contra partida, un 58 % de nuestras exportaciones son adquiridas por Estados Unidos. Para que establezcamos una comparación que nos ayude a visualizar su magnitud, nuestro volumen de comercio con este país es unas cinco veces mayor que nuestro intercambio comercial con Colombia quien es, en importancia por su volumen, nuestro segundo socio comercial.
Dado pues estas enormes magnitudes en nuestro comercio bilateral es ilusorio pensar en cualquier variación inmediata de esta relación, y por el contrario debemos buscar las vías para incrementarla y fortalecerla.
Por otra parte debemos tomar en cuenta que un 60 % de la inversión extranjera directa en Venezuela, proviene de Estados Unidos y que necesitamos, como país, de estas inversiones para aumentar los niveles de empleo, de producción y en consecuencia, de bienes exportables, siendo, además, estas inversiones la principal fuente de transferencia de tecnología.
Vemos pues lo delicado que para este equilibrio, que debemos conservar, resulta el proceso de sobrevaluacion del Bolívar comercial que hemos venido observando en los últimos años. Y que sin duda alguna se ha acentuado en los últimos meses como resultado de la falta de definiciones económicas por las que esta atravesando nuestro país.
Para este momento, los analistas económicos internacionales, estiman una sobrevaluación de aproximadamente un 35 %. Es decir, actualmente un dólar compra en promedio un 35 % mas en otros países del mundo de lo que se puede adquirir en Venezuela con Bs. 601,00.
Este margen de sobrevaluacion claramente dejó de ser moderado para convertirse en acentuado.
En teoría, una pequeña sobrevaluación es conveniente, porque sirve de incentivo a las empresas locales para hacerse más eficientes y reducir de esta manera sus costos, preservando así su competitividad externa.
Es aquí donde está la clave no solo para las empresas que exportan, sino también para las que asisten al mercado interno, compitiendo con bienes y servicios importados.
Este obviamente no es el caso de Venezuela. Lamentablemente el desbocamiento que observamos en la sobrevaluacion ha estimulado la tendencia a importar, acentuando el deterioro de nuestra cuenta corriente de la balanza de pagos, parámetro que si lo cruzamos con la baja acentuada de ingresos de capitales, y la merma consecuente de las reservas internacionales, nos da como resultado una presión indebida sobre nuestro signo monetario, por lo que de no corregirse a tiempo esta situación podría generarse una crisis que seguramente desembocara en una devaluación acentuada que ocasionará un pico inflacionario grande. Profundizando la recesión existente y limitando aun más nuestra relación de intercambio. Sobre todo si tomamos en consideración el altísimo porcentaje de insumos importados que nuestras manufacturas requieren.
Llegados a este punto, los agentes económicos y los de inversión buscaran una lógica protección contra la devaluación y sacarán rápidamente sus recursos.
Esto, nos hará pasar de una situación superavitaria a otra deficitaria en la cuenta de capital que sumado al déficit de las transacciones corrientes producirá una violenta disminución de nuestras reservas internacionales, precipitando con ello una maxidevaluacion y su crisis conexa.
Vemos pues que para estos momentos resulta más favorable en términos de beneficios, importar hacia Venezuela desde Estados Unidos, solo que estamos premiando la ineficiencia de empresas no competitivas y limitando en grado suma a las que si lo son y que podrían estar presentes en los mercados exteriores.,
Lo ideal, es mantener una relación de intercambio equilibrada y esto solo se logra con una moneda estable, con políticas comerciales claras y con metas definidas y sobre todo, realizables.

Amanecerá y veremos.
Rómulo E. Lander Hoffmann



Volver a Menu 1998 - 1999

TOPE DE PAGINA