ECONOMíA

La Liquidación de los Activos.
o el Cuento de Nunca Acabar



 

 

Una de las principales tareas que debe acometer el Gobierno, es la de la liquidación de los activos que como consecuencia de la reciente crisis sistemica financiera, pasaron a sus manos.
Muchas personas bien intencionadamente opinan que, previo a la venta, reprivatización o cualquier otra modalidad de negociación de estos activos, deben sanearse para luego proceder a negociarlos. Es aquí donde considero que tenemos que poner mas atención, por que si bien es cierto que nuestros bienes de ningún modo deben regalarse, no es menos cierto que debemos afinar las cuentas, no vaya a ser que por cuidar las Lóchas, se nos escapen los Bolívares.
Este principio tiene que regir tanto para los recién adquiridos (a Juro) como para los que desde tiempo inmemorable se encuentran en sus manos.
Que sentido tiene inyectar inmensas cantidades de dinero , que podría ser utilizado en otras áreas verdaderamente necesitadas de recursos (Salud, Educación, Seguridad, Vivienda) para "RECUPERAR " y/o mantener empresas y bienes a ser vendidos a precios de mercado, si para el momento de su venta han pasado años durante los cuales estas empresas lo que produciran son perdidas. Debemos en consecuencia ponderar la incidencia de cada una de estas en la formación del déficit fiscal, incidencia que tiene tres maneras diferentes de manifestarse y de contribuir a la formación del mismo: La primera; las perdidas netas en operaciones, mismas que son cubiertas a través del presupuesto pero sin posibilidades reales de poder hacerlo, a menos que sea recurriendo a políticas devaluacionístas (Que es precisamente la manera como se han elaborado los últimos Presupuestos Nacionales) .
La segunda; la inversión que se realiza para poder colocar a la empresa en condiciones de venta "Favorable". y la tercera; la acumulación de los pasivos laborales que se generan año tras año.
Como les decía, estas tres condiciones hay que valorarlas y ponderarlas adecuadamente para poder decidir el momento oportuno de venta de las empresas sujetas a negoc
iación, porque además esta el hecho de que la inflación va deteriorando constantemente el valor de nuestro signo monetario, resultando obviamente un mal negocio para el estado (nosotros), y un excelente negocio para quienes las adquieran, que seguramente serán a final de cuentas los mismos que se llevaron los dineros del país.
Vaya un ejemplo: ? Vale la pena haber cerrado el banco latino, invertirle seiscientos mil millones de Bolívares mas lo que costó mientras estuvo cerrado

para al final venderlo en cuanto.? Lo ideal hubiera sido una
intervención a puertas abiertas y una rápida reprivatizacion.
Esto es lo que se debe hacer con las demás que están en manos del estado sin temor a las voces (Que siempre las habrá) que claman por no vender a la Patria. Son estos Arboles, los que no nos dejan ver el Bosque, porque ?Que mas entrega de la Patria que esta situación de deterioro continuo a la que estamos sometídos.?

A donde esta la dignidad, si la inflación nos vuelve sal y agua cualquier beneficio que logremos conseguir.?
Debemos presionar de manera Cívica, para que el gobierno entienda de una vez por todas que el Déficit Fiscal si es responsable en gran medida de la inflación y que este flagelo no puede ser tratado ni a destiempo, ni con medidas timoratas. Debemos apoyar al Gobierno cada vez que este tome medidas acertadas, porque en el éxito de la gestión de este, esta la solución a los graves problemas que actualmente confrontamos. Debe entender el Gobierno que respecto a los centenares de empresas ineficientes, deficitarias, mal gerenciadas que generan perdidas constantes y cada vez mayores, es mucho mejor negocio obtener un poco menos, pero a precios de hoy, que bastante mas, pero a precios de mañana.
AMANECERÁ Y VEREMOS.
ROMULO.E. LANDER-HOFFMANN

Volver a Menu 1994 - 1995

TOPE DE PAGINA