ECONOMíA


Libre convertibilidad, dolarización, bimonetarismo o simplemente moneda fuerte



 

 

Ciertamente no existe ninguna receta holistica para curar todos los males que nos aquejan en Venezuela. Estamos claros en que la actual situación del país es el resultado de 20 años de desidia en la que debemos incluirnos todos, absolutamente todos los integrantes de nuestra sociedad que en algún momento fallamos; Ya por acción, ya por omisión. Y, si queremos que un día una nueva NACION realmente nazca, debemos" Comenzando" por el ciudadano presidente, asumir los errores cometidos.

Como el titulo de este articulo infiere, uno de los aspectos de importancia capital para el desenvolvimiento exitoso de la economía es la política monetaria.Debemos tener una moneda de alta calidad, que sea capaz de producir verdadera estabilidad; Tanto en los precios presentes, como en los precios futuros.

Una moneda fuerte implica que las tasas de interés en corto, mediano y largo plazo serán bajas y sobre todo acordes con el índice inflacionario del país, dado que se elimina de este agregado macro económico la expectativa inflacionaria, dejando a la vista solamente el resultado de la intermediación bancaria, que no es otra cosa que el ahorro de los excedentes monetarios de la población económicamente activa.

Una política monetaria de libre convertibilidad debe estar apoyada en una reforma radical en el aspecto fiscal. Eliminando todos aquellos impuestos que sean regresivos y sobre todo haciendo transparente esta política fiscal emitiendo claras señales a los actores económicos en cuanto a la justicia y permanencia de estas políticas en el tiempo.

Así mismo, debe apuntalarse con un fuerte liderazgo político que no caiga en actitudes mesiánicas, que siempre terminan generando expectativas que están mucho mas allá de la realidad objetiva. Dejando en consecuencia siempre abiertas las puertas de la crisis. Fenómeno este, fácil de observar en el devenir histórico de América Latina.

Un sistema de libre convertibilidad atrae estabilidad al relacionar íntimamente la economía a un modelo monetario fuerte y de baja inflación. Y además genera confianza en de los posibles inversionistas dispuestos a acudir al mercado, quienes siempre están a la búsqueda de países que les resulten seguros para sus capitales.

En Venezuela específicamente el manejo, torpe hasta ahora, de la política monetaria y fiscal ha determinado niveles de tasas de interés muy elevadas, esto para los potenciales inversores no es una buena señal, porque entre otras cosas aumenta desproporcionadamente la deuda interna, acrecentando el déficit fiscal generador de desconfianza y de presiones inflacionarias indebidas. Siendo este, además, uno de los principales elementos que analizan los inversionistas, ya que su comportamiento estará íntimamente relacionado al resultado que tendrán sus inversiones.

Las bajas tasas de interés no se decretan, se debe crear un clima apropiado para que se mantengan en niveles aceptables y todo esto pasa también por la discreción en el hablar, cosa que todavía nuestras noveles autoridades no aprenden, es este tipo de auto campaña, la que da origen en realidad a "esas campañas internacionales" de las que nos estamos actualmente quejando.

No cabe duda de que existen intereses contrarios a los del actual gobierno pero esto no es exclusivo de Venezuela, es mas bien una consecuencia de la globalización, con la que debemos aprender a convivir y que debemos aprender a manejar para que en vez de producir efectos negativos, produzca efectos positivos.

En mi opinión, un régimen de Caja de Conversión podría ser una solución a problema económico que vivimos, no faltara quien diga que esta es una postura de imitación, otros, que es entrega de la soberanía de la patria y los menos, que es una solución aceptable y yo digo": ¿EN NUESTRO ACTUAL SISTEMA ECONOMICO, DONDE ESTA LA DIGNIDAD? ¿ DÓNDE LA SOBERANIA?.

Nos hemos pasado en esta ultima mitad del siglo, tanto en Venezuela como en la América Latina entre políticas socialistoides y Capitalismos de Estado. Culpando siempre a los demás de nuestros propios desatinos cuestionando sistemas que han tenido éxito en otros países sin tan siquiera haberlos llevado al papel para realizar una comparación teórica del modelo.

Es el momento de recordarle al presidente Hugo Chávez, sin emitir POR AHORA juicio de valor por mi parte, QUE UNA ECONOMIA CON ACENTO SOCIAL, NO ES UNA ECONOMIA SOCIALISTA.

AMANECERA Y VEREMOS

TOPE DE PAGINA