ECONOMíA

La paradoja Venezuela: “A mayores ingresos petroleros, mayor pobreza”



 

 

Alguna vez hace muchos años, en algún artículo, comente que Venezuela no estuvo preparada para asumir el reto que significaba unos ingresos petroleros fuera de toda proporción que distorsionaron la perspectiva que algunos funcionarios públicos tenían sobre como administrar la cosa pública.

Este inmenso caudal de dinero no solamente genero una vorágine fiscal, sino que aparejado y como consecuencia de ello empezó a hipertrofiar el ya recrecido aparato del estado, que preso de indigestión fiscal genero los mas disparejos proyectos, junto a otros, que es necesario reconocer, hicieron que se produjera un gran crecimiento del país, lamentablemente no aparejado con el desarrollo de su sociedad. Ecuación, (crecimiento + desarrollo) indispensable para la creación continua de nueva y sustentable riqueza.

Así como en el pasado, hoy día, el Estado no estaba, ni estará preparado para transformar los recursos generados por el aumento de los precios del petróleo, en proyectos que generen empleos y produzcan inversión reproductiva y con ello motorizar el tan necesario cambio que con tan intenso fracaso hemos buscado, muy especialmente, esta ultima década.

El cierre de miles de empresas privadas ha creado ingentes cantidades de mano de obra desempleada que, al no poder ser absorbida por el sector público, ha generado un inmenso proletariado profesional que se ha volcado sobre la actividad informal, y que lejos de producirle al estado ingresos previsibles y estables, se ha convertido en una inmensa carga que ha terminado por desbordarlo en relación a los servicios que este debería prestarles.

Si se hace un análisis del comportamiento de los ingresos de los hogares y de la distribución de ese ingreso, que son los medidores directos del nivel de pobreza, para el año 2007 según la última información disponible y medianamente confiable, el porcentaje de pobreza a nivel de personas, fue de 57%. Y a nivel de hogares el porcentaje de pobreza fue de 49%. Resulta claro entonces que hoy día, a pesar de la bonanza petrolera, la pobreza se ha incrementado respecto a sus niveles de 1998 como lo demuestra el comportamiento de variables como: la inflación, el desempleo y la informalidad. Que explican por si mismas el por qué del fenómeno del crecimiento de la desigualdad en Venezuela.

La gran pregunta es: Si Venezuela ha recibido los mayores ingresos fiscales por concepto de la venta del petróleo en este último quinquenio, ¿por qué ha aumentado la pobreza?

La respuesta a esta pregunta en situaciones de una planificación ordenada y dirigida a generar riqueza, seria que la absorción de los ingresos fiscales a invertir, no se produce de manera automática y toman tiempo para que estos se transformen y generen una nueva base de empleos que amplíe a su vez los ingresos del estado, pero que al final producen un descenso de sus niveles.

Pero esta misma pregunta aplicada al actual gobierno tendría una respuesta muy diferente. Y es que el aumento de la pobreza que hemos experimentado, esta dado en relación inversamente proporcional al ambiente de incertidumbre e inestabilidad política y sobre todo económica que intencionadamente ha desestimulado al sector privado (para poder crear una nueva elite empresarial comprometida) disminuyéndolo en tamaño como componente en la conformación del PIB del país. Demostrando fehacientemente con esto que sin la intervención y aporte de este sector, no es posible un crecimiento, con desarrollo, que sea verdaderamente sustentable.

Históricamente esta demostrado, que los estados interventores son ineficientes, se hipertrofian, y mientras mas poder acumulan mas se corrompen y convierten en un parásito fiscal imposible de saciar vía el aporte de los elementos económicos.

Como dije anteriormente en Venezuela la pobreza a nivel de hogares es del 49% lo que significa que su ingreso per cápita, es decir el Ingreso total del número de miembros que lo componen, es inferior al valor los bienes y servicios que conforman la canasta normativa de consumo. Esto significa que el 49% de la población no logra cubrir: Casa, vestido, alimentación, educación, etc. Y de ese 49% un 20% se encuentra en pobreza crítica; es decir, que el 20% de esas familias no alcanzan a cubrir ni siquiera la canasta básica de alimentos. Cifra que es igual al porcentaje de pobreza absoluta que existía en 1998. (1)

Lo lamentable de esto es que esta monstruosa cifra se presenta diez años después y después de mas de 900.Mil Millones de Dólares de ingresos en este periodo.

Por otra parte, la perdida de los empleos formales de la economía ha afectado directamente al ingreso de los hogares.

Si en un hogar hay dos personas que trabajan y una de ellas pasa a situación de desempleo y/o ingresa a la economía informal, el ingreso total y per cápita de ese hogar se reduce y existe la probabilidad de que ahora ese hogar sea pobre.

Esta demostrado, que el ingreso medio por trabajador en el sector informal es inferior al ingreso medio del sector formal y que el porcentaje de pobreza es mayor en el sector informal. De tal manera que cuando la informalidad aumenta hay un tendencia al aumento de la pobreza.
En el período 1999-2008, la tasa de informalidad se ha incrementado alcanzando niveles superiores a los registrados en 1998. Sólo en el año 2005, logra ubicarse según cifras del INE por debajo del nivel de 1998 para luego volver a colocarse en el 2007 sobre este nivel.

Junto a estas cifras de pobreza se ha “instalado” en Venezuela una inflación crónica que este año alcanzará las 30 unidades. Esta inflación afecta el valor de la canasta de consumo, y si el valor de esta se sitúa por encima del incremento de los salarios, hay un aumento de la pobreza y esto a pesar de un “crecimiento relativo” del PIB.

“La inflación, es decir, el crecimiento de los precios, afecta el valor de la canasta de consumo, y disminuye el salario real. El ingreso, los precios y la distribución del ingreso son los determinantes directos de los niveles de pobreza. Cualquier otra variable actuará sobre la pobreza a través estos tres factores”

En general se puede afirmar que:

1.- Si el ingreso de los hogares aumenta y los precios y la distribución del ingreso no se alteran, habrá una tendencia a la reducción de la pobreza.

2.- Si los precios aumentan y el ingreso y su distribución no se alteran, la pobreza tiende a aumentar.

3.- Si la distribución del ingreso se deteriora -aumenta la desigualdad- y el ingreso y los precios no cambian, habrá una tendencia a que la pobreza aumente.

En el período 1999-2005 el PIB per cápita real nunca pudo superar el nivel alcanzado en 1998. Solo lo logró, gracias al desproporcionado crecimiento de los ingresos petroleros, en 2007, pero en el 2009 la inflación sobre el 30% volverá a colocarlo por debajo de 1998.

Esto quiere decir que la disponibilidad de bienes y servicios por persona ha estado siempre por debajo de la disponibilidad de 1998. Este hecho también tiene un efecto sobre le mantenimiento de los niveles de pobreza.

Es de resaltar que las principales causas de esta inflación han sido la política monetaria y la política fiscal de este gobierno que se relacionan íntimamente con el fenómeno de la inflación, el desempleo y la informalidad y de allí con la pobreza.

Así mismo en los últimos años la política fiscal ha tenido un carácter expansivo aumentando el gasto en forma más que desproporcionada. Este mayor nivel de gasto, junto con la aplicación del control de cambio, genera sub valoración de la moneda y con ello potenciales efectos inflacionarios adicionales que como dijimos antes se mostrara este año en mas de un 30%.

Así que la nueva ecuación es: “En Venezuela, a mayores ingresos, mayor pobreza”

Viva la ROBOLUCION bonita!!!
Romulo E Lander Hoffmann

 



Volver a Menu 2008

TOPE DE PAGINA