ECONOMíA

Introducción al plan económico de recuperación del país



 

 

En un fructífero intercambio, me sugiere el Econ. Danny Leguizamo hacer un compendio de algunos de los artículos escritos por mi estos últimos años (o décadas). Tarea nada fácil sobre todo si tomamos en cuenta que los vicios económicos de antaño hoy se encuentra potenciado a la N.
La idea detrás del compendio es trazar una línea estratégica que sirva de apoyo a la que la MUD ya debe estar desarrollando para la reconstrucción de la economía del país en un eventual NUEVO gobierno realmente democrático, a partir del 2012, ya que damos por sentado que el actual de ninguna manera la tomara en cuenta, salvo para bombardearla y acusarnos de Vende patria, agentes del imperio, pitiyanquis y otras nimiedades, que por cierto nos tienen sin cuidado. Partimos del punto de que en política hay que decir la verdad aunque cueste caro.
Por el año 1997 escribí lo que sigue a continuación y que hoy día esta más actual que nunca:

“Cuando se trazan estrategias económicas dirigidas a rectificar y a corregir desviaciones o deformaciones en la economía de un país, (cosa que de todas todas tendrá que hacer el nuevo gobierno) como la inflación por ejemplo, se debe decidir en primera instancia si la transición será gradual, o por el contrario, lo mas rápido posible.
En nuestro caso y en los países del mundo que han tomado la gradualidad como elemento central para la implementación de un plan trazado, encontramos hoy por hoy una situación mas comprometida y problemática que la de los países que se decidieron por una transición rápida, quienes gozan ahora de una mejor combinación de: Baja inflación, balance externo y crecimiento económico.”

Viene a colación esta introducción, porque es imperativo implementar un plan antiinflacionario inmediatamente después de tomar las riendas del gobierno, sea quien sea el que resulte vencedor por el lado de la oposición. Se debe comenzar así mismo por desmontar el fracasado control de cambios que teóricamente se implemento en el país con la finalidad de detener tanto el desangramiento de las reservas monetarias como el abatimiento de la inflación, pero que termino siendo instrumento de retaliación y de estrangulamiento y aniquilación del sector privado y consecuencialmente de la economía de la nación.
Estos dos principalísimos puntos deberán estar contenidos en un plan económico maestro, que, independientemente de su posible costo político tiene que ser conocido por todos y es labor de TODOS y cada uno de los postulantes darlo a conocer, lo que implica que deberán ponerse de acuerdo. Algo de lo que por ahora carecen.
Una posibilidad seria si el programa económico del futuro gobierno fuera común a todos los candidatos.

Coincido plenamente con la opinión del Econ. Danny Leguizamo, que esta propuesta a la MUD y a la nación, dependerá sine qua non del grado de madurez de la población venezolana adquirido posteriormente a la campaña de concientizaciòn que es imperativo comenzar desde ya. Y en que debemos dejar de lado los nacionalismos absurdos que en nada benefician desde el punto de vista real de la economía a las grandes mayorías.
La mejor forma de honrar a Bolívar (para quienes le aplauden copiosamente), no es llevando en el signo monetario su desgastado apellido, sino promoviendo un plan económico que coadyuve en la estabilización absoluta de todos los agregados macroeconómicos, para así generar crecimiento y desarrollo a nuestra maltrecha nación…
Se oyen propuestas y se aceptan aportes constructivos

Amanecerá y Veremos.
Rómulo E Lander Hoffmann

Junio 2011


 

TOPE DE PAGINA