ECONOMíA

El sector industrial y el desarrollo



Los dos últimos años, han sido devastadores para el sector industrial privado; Por un lado los precios se han mantenido prácticamente congelados y por el otro, una competencia desleal y asimétrica ha sido establecida a través de Mercal.

Para tener una idea de lo devastador que este periodo ha sido, basta con chequear las cifras oficiales; las cuales indican que para el año 2005 el intercambio comercial con USA creció alrededor de un 30% en los renglones bienes intermedios de consumo y bienes terminados.

El problema radica, pues, en que resulta facil destruir al sector industrial, más no asi la creación de una nueva clase empresarial, de una nueva hegemonía industrial con nuevos actores, una nueva elite de empresarios carentes de la experiencia necesaria, o de la eficiencia necesaria, o de ambas cosas, lo que nos lleva a un escenario parecido al del Viaducto No 1.

El tan publicitado “Crecimiento Económico” no lo es tal, ya que esta siendo comparado con los años 2003 – 2004. cuando en realidad no llegamos ni siquiera a los niveles del 2001, sobre todo, si se entiende que este crecimiento relativo es el resultado del ingreso petrolero y de un gasto publico desbordado, pero sobre todo improductivo, destinado a satisfacer programas más de índole político que de crecimiento económico, que más temprano que tarde nos pasaran factura.

El actual gobierno ha venido auspiciando la creación de nuevos bloques de comercio políticos, o la incorporación del pais a algunos de los ya existentes como el MERCOSUR. Es aquí donde el gobierno evidencia la carencia de una estrategia económica que ayude al desarrollo del pais, dado que no es posible competir con el resto de los integrantes de estos bloques teniendo un sector industrial disminuido.

Creer que usar los modelos de desarrollo alternativo como la cogestión o el cooperativismo son suficientes para generar industrias competitivas en el corto plazo, es cuando menos una inocentada o a lo sumo un buen deseo. Solo que deseos, no empreñan.

O a lo mejor no es ninguna inocentada, sino más bien un muy bien orquestado Sainete político. Por aquello del pan y circo… digo.

Una cultura de la producción con estándares de calidad adecuados a los mercados en los que se va a competir, no se logra en unos pocos años. Es un proceso lento y plagado de escollos, que solo lo puede lograr una gerencia bien preparada en combinación con un estado que le de soporte político y económico.

El gobierno debería tener esto muy claro, especialmente cuando lo que intenta crear es una nueva clase empresarial afecta a su proyecto político Creo que el odio inveterado que motiva a muchos personeros del gobierno, hará que se pierda la oportunidad única y dorada de darle a nuestra gente un mejor porvenir.

Creo que el presidente nunca ha entendido que es mas facil hacer una revolución sin excluidos. Y que aunque el trate de ocultárselo a si mismo y sobre todo a la gran cantidad de gente que creyó en el, a la que por todos los medios ha tratado de convencer de su autenticidad, el es hechura y resultado del stablishment que tanto odia y que la historia algún día se lo reclamara.

Sola basta tener un poquito de sentido de la historia…….

Amanecerá y Veremos.
MARZO 2006


Volver a Menu 2004